EL BLOG

Zascandilerias es Tiempo en Familia. Experiencias con Niños. Creatividad Infantil. Divertirse Aprendiendo. Probar a Experimentar, Crear, Fallar, Transformar. Crecer jugando. Proporcionar una infancia llena de recuerdos.

Zascandilerias es un proyecto personal de Ana para compartir nuestras experiencias con la creatividad infantil, nuestros proyectos caseros para crecer jugando, nuestra manera de pasar o crear tiempo en familia y, divulgar nuestras ocurrencias para divertirse aprendiendo.

Desde siempre me ha gustado la creatividad, experimentar, probar, crear, ensayar, sin otro fin que el de pasar un buen rato y el ver que pasa…vamos lo que por las tierras de Castilla decimos cariñosamente “ser un zascandil.

Personalmente, si miro atrás me abruma la cantidad de zascandilerias de las que está llena mi vida, quizás porque en mi infancia, allá por los años ochenta, la televisión solo tenía dos canales y no existía internet. Y es verdad que una vez que pruebas a trastearzascandilear, ya no puedes parar. Ya de bien pequeña me recuerdo recortando los catálogos comerciales que entraban en casa para tener artículos de limpieza, comiditas y artículos de higiene para jugar a las casitas. Me recuerdo también grapando papel de periódico y haciéndome trajes de papel, desde un vestido hasta un traje pantalón, muy monos ellos pero difíciles de usar. De más mayor me recuerdo dejando notas secretas, gominolas, chupa-chups, etc.. a mis amigos invisibles durante el periodo de “enigma” para incrementar la emoción. Y también recuerdo en el lío en el que me metí en mi boda porque todo detalle era poco, y casi me cuesta el divorcio antes de casarme y, al maitre del evento un ingreso en el psiquiátrico….Y la última de mis zascandilerias, como no, es este blog.  Como verás para mí, zascandilear definido como el acto de probar, jugar, inventar y rediseñar es un verdadero estilo de vida cuyas consecuencias pueden llegar a ser mágicas e insospechadas. Y desde luego, creo que las zascandilerias son una forma única y divertida de aprender, generar recuerdos y vivir la vida.

Profesionalmente, llevo 15 años ligada al mundo de la ciencia donde he podido trabajar la Investigación, el Desarrollo y la Innovación  -I+D+i- en distintos puestos. Desde hace unos años, mi trabajo está muy ligado a la temática de la puesta en valor de la I+D, la innovación, el emprendimiento, la gestión del conocimiento, etc… donde he tenido la suerte no sólo de trabajar, sino también de formarme en un entorno internacional que me ha proporcionado experiencias, vivencias y anécdotas únicas, increíbles e irrepetibles. Sinceramente, se trata de un mundo que me apasiona y, donde mi día a día transcurre rodeada de gente asombrosa de la que aprendo siempre algo nuevo, bien sea entre papeles, entre “catalanas” o entre los “manolitos” a los que invita el jefe cada viernes. Pero más allá, es que la ciencia tiene algo que como buena zascandil me enamora: para conseguir resultados diferentes tienes que pensar diferente, arriesgarte, experimentar, zascandilear …y si sale mal (que ocurre a menudo), aprender de los errores y volverlo a intentar. Ya véis las ironías de la vida, si actúas así profesionalmente eres un excelente científico pero si lo haces a nivel personal es probable que te tachen de ser un loco insensato.

En realidad, Zascandilerias no nace ahora, sino que nació cuando mi pequeña zascandila, Míriam, tenía un año. Por aquel entonces, me ví en casa con una niña tan única y tan especial como lo son el resto de los niños de este planeta, como es la tuya o el tuyo, como los hijos de tus amigos o de tus vecinos. Una zascandil que me demostró y lo ratifica cada día, que lo que a mí me enseñan en cursos especializados impartidos por super expertos, los niños, simplemente, lo traen de serie. Y que aunque yo conserve aún algo de esa hermosa locura, es verdad que en algún momento de nuestra infancia se nos roba la capacidad innata de emprender, innovar, zascandilear, ver las cosas desde otro punto de vista, decir lo que se piensa sin tener miedo al “se van a reír de mí”…

Así que consciente del papel que me tocaba ejercer como facilitadora (o al menos no ser un impedimento a la imaginación y creatividad infantil) empecé a zascandilear buscando actividades enfocadas a experimentar, probar y jugar; actividades para fomentar su autonomía tanto física como intelectual, y; actividades para disfrutar del tiempo en familia sin otro propósito que el de divertirnos, crear tiempo en familia de calidad y darnos permiso para hacer cosas de otra manera sin miradas inquisidoras. Y es precisamente esto lo que queremos compartir contigo.

No somos ejemplo de nada, ni queremos serlo. En la diversidad está la sabiduría. Además, nosotros tenemos el tiempo que tenemos, trabajamos fuera de casa y tenemos un baby- zascandil, Álvaro, que necesita su tiempo, por lo que no consideramos el blog Zascandilerias desde un punto de vista profesional, sino como un punto de encuentro entre amigos. Sólo buscamos conectar con más gente interesada en estos temas, contar y que nos cuenten. Sólo queremos emprender un nuevo proyecto, salir de nuestra zona de confort, aprender mucho y disfrutar más.

“Por fín he encontrado lo que quería ser de mayor: Un niño!!”

 

2 comentarios

  1. Anita, eres una joya. De verdad admiro tu capacidad para hacer… de todo, y encima hacerlo bien!!!
    Felicidades otra vez, por tus “25 como yo”, por este blog y por tu entusiasmo contagioso.
    Un besote enorme para mi zascandila preferida y sus zascandilillos ;-P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *