El rasca zascandil. Ideal para esos regalos especiales.

En casa zascandil celebramos todas las fiestas habidas y por haber. Creemos que no hace falta un día para recordar a alguien lo mucho que lo quieres, pero tampoco vemos mayor problema en celebrarlo. Y por ello nos gusta celebrar el Día de los enamorados, el día del Padre, el día de la Madre, los santos,  etc…. Lo que es cierto es que el hecho de ir, comprar un regalo, envolverlo y entregarlo no va con nuestro carácter, preferimos darle un toque especial poniendo nuestro esfuerzo, cariño y dedicación de algún modo.

En este post os enseño una idea que suelo utilizar para aquellos regalos que van en diferido: viajes, conciertos, espectáculos, … La idea consiste en una tarjeta rasca y gana casera, en la que la otra persona puede conocer que tiene un regalo pero en función de la casilla que rasque podrá conocer más o menos detalles del plan. Así, se puede mantener la curiosidad y la “ilusión”, que al final es lo bonito de los regalos.

Es una actividad en la que pueden participar los zascandiles muy fácilmente. Y si son zascandiles un poco mayores, seguro que les va a gustar, ya no sólo el participar, sino el recibir este tipo de rasca y gana que desvela pistas de un regalo futuro que vendrá. ¿Os animáis a probar?

Materiales

  • Cartulina.
  • Vela blanca.
  • Lavavajillas. No reemplazar por jabón de manos.
  • Pintura tipo MALA de IKEA o témpera.
  • Pincel.

Proceso

Lo primero que tenéis que hacer es diseñar una tarjeta en la que debes de poner las pistas que vas a dar. Yo pongo normalmente 5, de las cuales una es muy reveladora y las otras son, digamos, inquietantes. Para diseñar la tarjeta podéis utilizar cualquier programa de ordenador, desde Word, PowerPoint, Photoshop, … Yo utilizo el programa de diseño online CANVA. Una vez tenemos el diseño, se imprime en una cartulina.

Tomamos la vela y frotamos la zona de las pistas, de modo que quede bien impregnado de cera. Es lo que protegerá la tinta impresa, a la hora de rascar.

Preparamos una mezcla de lavavajillas – como una cucharada- con un poco de pintura. Mi consejo es que utilices lavavajillas, no jabón líquido de las manos. Lo ideal es pintura plateada por el hecho de que se parece más al típico rasca y gana, pero en cuestión de gustos, los zascandiles deciden.

Una vez preparada la mezcla se aplica con un pincel sobre las zonas previamente impregnadas con cera.

 

Se aplica una capa y se espera que se seque. Se aplicarán tantas capas como se necesiten. Normalmente yo necesito tres capas. Intentad no mover mucho para que la mezcla de pintura no escurra fuera del área de la pista. Cuanto más parecido sea el tono de la pintura con el tono de las letras que habéis impreso en las pistas, más fácil será que se oculten.

Una vez pintado, comprobad al trasluz. Mi experiencia al imprimir en cartulina blanca es que se transparenta la parte trasera, por lo que es probable que necesitéis pegar una cartulina de otro color por la parte trasera.

 Y ya está. Ya tenemos nuestra tarjeta sorpresa. Ahora sólo tenéis que regalársela a esa persona especial, y que el destino decida la pista que recibirá de ese regalo que está por venir.

Tarjeta rasca y gana para regalos Tarjeta rasca y gana para regalos

 “Las cosas más bellas, son aquellas que no te esperas” 

Zascandilerias es Tiempo en Familia. Experiencias con Niños. Creatividad Infantil. Divertirse Aprendiendo. Probar a Experimentar, Crear, Fallar, Transformar. Crecer jugando. Proporcionar una infancia llena de recuerdos.

Un comentario

  1. Me encanta tu idea y aparte es muy original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *