Plastilina Frozen & Star Wars. Receta Española.

portadas-post-800x800

Plastilina casera duradera a la “española”

Os confieso que este post lleva escrito ya tiempo, pero lo que queda en mí de química y zascandil de laboratorio, me impedía lanzar el post hasta obtener unos resultados finales del experimento coherentes y razonables.

Este verano, después de llevarnos la casa a cuestas para pasar dos meses en el pueblo, de repente un día Míriam pidió jugar con plastilina. La opción rápida consistía en acercarnos a la ferretería y comprarla, pero no me gustaba la idea. Al menos en nuestro pueblo la ferretería es esa tienda reconvertida en un supermercado multiusos donde compras la prensa diaria, la bombona de butano, flotadores, insecticidas, abono, etc… a precio de oro. Así que antes de enfadarme por sufrir un atraco anunciado pensé, ¿y si hacemos nosotras la plastilina?, ¿y si esta es la oportunidad de fabricar una plastilina con la que en unos meses pueda jugar Álvaro sin temor a que chupeteé algo tóxico?. Y fue así cómo tornamos el problema en oportunidad de aprendizaje.

Empecé a mirar varias recetas por internet pensando que era algo obvio. ¡Buscaba plastilina casera no como hacer una bomba atómica!. Pero tras pasarme más de media hora intentado averiguar porqué existían tantas versiones diferentes, tuve que decidirme a utilizar la que más razonable me parecía. El resultado instantáneo fue estupendo y, por menos de un euro habíamos creado plastilina casera de colores, con una moldeabilidad muy buena. Pero a la semana la plastilina se descompuso y pasó a ser una masa pringosa que se pegaba en las manos. Bueno, al menos, cumplió su función, la de satisfacer el deseo de Míriam de jugar con la misma unos cuantos días. Lo más divertido fue usar los tapones de plástico como moldes y troqueles.

foto-14-8-16-13-20-20 foto-14-8-16-13-27-02 foto-14-8-16-13-41-18 foto-15-8-16-13-02-25

Sin embargo, yo no estaba conforme. Los que me conocen saben que me gustan las cosas bien hechas y no me iba a quedar ahí, con una plastilina que se descomponía a la semana-diez días.

Os cuento lo que pasó. La receta de plastilina que está demostrada que funciona y perdura en el tiempo, lleva cremor tártaro.  Y eso, ¿qué es lo que es?. Pues zascandiles, los americanos lo usan como si fuera aceite de oliva, pero yo me quedé con la misma cara que vosotros. No sabía lo que era, y creedme que después de pasarme por Carrefour, Alcampo, Mercadona, y demás, la cara de los empleados siempre era de poker. Para los profanos en materia, el cremor tártaro es un estabilizante alimentario, y químicamente se llama bitartrato potásico. ¿Entonces, tenemos que buscar cremor tártaro?. Yo lo he comprado finalmente en Manuel Riesgo, sé que en tiendas especializadas lo venden y también lo tenéis en Amazon (enlace afiliado) — ver mi política de enlaces afiliados — .Está claro que no es un ingrediente común en España, por lo que en muchos sitios, veréis que obvian su incorporación a la masa, sin decirte que tendrás que tirar la plastilina a la semana de haberla hecho por obviar este ingrediente.

Así que partiendo de que no parecía fácil encontrarlo, me planteé si era posible reemplazarlo, por algo más común.

¿Con qué lo reemplazamos?. Pues aquí viene lo más sorprendente, algunos blogs en español donde fabrican plastilina dicen que si no tienes cremor tártaro que uses bicarbonato potásico que es lo mismo. Como química ya desde cero intuí que había algo raro en esas sugerencias, pues éste es un ácido y el otro es una base. Pero hay que pensar un poquito  ¿por qué si es lo mismo, la receta original va a usar un polvo que sale diez veces más caro que el bicarbonato 4,36€/100gramos vs 4,40€/Kg?. Efectivamente no es lo mismo, ni químicamente ni en su funcionalidad culinaria. El bicarbonato es un gasificante y el cremor tártaro es un estabilizante. Y la prueba final de que no son lo mismo, fue que intenté hacer la masa con bicarbonato como decían en ciertos sitios y tuve que tirarlo según lo hacía porque salió una especie de masa de bizcocho pringosa que no servía de nada. ((Seguro que a estas alturas mis chicos de amasalamasa.com están muertos de la risa con mis experiencias culinarias))…

Así que se me ocurrió intentarlo con zumo de limón. Uno de los usos más extendido del cremor tártaro es ser estabilizante de merenges y en muchos blogs de cocina sugieren reemplazarlo por zumo de limón para conseguir el mismo efecto. Eso me cuadraba más, puesto que además el zumo de limón también es un ácido. Aunque no sabía si iba a funcionar o no.

El resultadotras seis semanas hecha la plastilina no puede ser más satisfactorio. Tanto la plastilina hecha con cremor tártaro como en la que lo reemplacé por zumo de limón, están como el primer día. Ambas han estado fuera del frigorífico en recipientes aislante, mientras que no han sido utilizadas. Prometo actualizar los tiempos de duración (si es que no se secan antes de tanto usarlas). Pero me parece muy razonable invertir un par de horas con tus zascandiles en hacer plastilina, si ésta al menos, dura un par de meses…Ojo, la que contiene cremor tártaro está demostrado que aguanta bien hasta seis meses..¡a ver la que contiene zumo de limón cuanto nos aguanta!

Así que aquí va la receta de la plastilina casera permitidme llamarla “a la española”.

Ingredientes:

  • 1 unidad de agua
  • 1 unidad de harina
  • 1/2 unidad de sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de cremor tártaro o 3 cucharadas de concentrado de limón que venden en los supermercados. Si es limón puro poned 1,5 cucharadas.
  • Colorante alimentario al gusto (enlace afiliado) —ver mi política de enlaces afiliados
  • Opcional: aromas alimentarios y/o purpurina. Nota 1: el aroma de cereza es ideal para esta actividad, huele a piruleta y a los niños les vuelve locos este olor, es opcional pero muy recomendable. Nota 2: Si la plastilina va a ser manejada por un niño que chupa las cosas, no pongas purpurina. Nota 3: Que sea no tóxica, no quiere decir que se la coman. Ojo con los niños pequeños pues podrían sufrir ahogamientos si se meten un trozo grande de plastilina en la boca.

Proceso: Mezclar todos los ingredientes a la vez en un bol. Mi recomendación es darle una vuelta con la batidora, pues si quedan grumos de harina podéis ver en la imagen que la plastilina  final no queda fina pues quedan grumos.

foto-13-9-16-12-21-56 foto-13-9-16-12-23-20

Yo lo que hago además es hacer una buena cantidad de masa con todos los ingredientes y, al final la separo en diferentes cuencos donde ya agrego los colorantes que quiero, y me salen así, de una tacada cuatro colores de plastilina.

foto-13-9-16-12-49-48 foto-13-9-16-12-51-28 foto-13-9-16-12-52-55 foto-13-9-16-13-08-55

La purpurina, puede añadirse al final, una vez hayáis hecho la masa. A mí se me quedó escasa de purpurina y luego añadí más. Respecto al tiempo de cocinado, apenas un minuto, pero lo va marcando el proceso. Si os quedáis cortos, aún será pringosa y para solucionarlo sólo hay que poner un poco de tiempo más la masa. Si os pasáis se os quedará seca, añadid un poco más de agua y amasar con las manos.

foto-13-9-16-14-07-18

Una vez hecha la plastilina, sólo queda poner un poco de magia al asunto. Nosotros envolvimos la morada y la rosa y les pusimos unas etiquetas de Frozen. Míriam daba saltos de alegría con su plastilina de Frozen e incluso decidió regalar una a su amiga Nawjua. (Insisto en la buena idea del olor a piruleta).

foto-13-9-16-18-44-30 foto-13-9-16-19-17-33

Y claro, como una también tiene un zascandil niño – sin entrar en cuestiones de género- pensé en lo chuli que le resultaría a algunos niños tener plastilina de Star Wars y se la regalamos a nuestro amigo David, fanático de superhéroes donde los haya.

ACTUALIZACIÓN 22 NOVIEMBRE: La plastelina lleva hecha 2 meses y medio y sigue en perfecto estado.

foto-14-9-16-13-23-45

“La creatividad es inventar, experimentar, crecer, tomar riesgos, romper las reglas, cometer errores y divertirse”, Mary Lou Cook

Me encantaría ver vuestras experiencias con esta actividad. ¡ojo, y no me refiero sólo al resultado sino también al proceso!. Por ello, si lo probáis en casa y lo compartís en redes sociales, os propongo subirlo con el hashtag #plastilinacasera

¿Se te ocurren más ideas?. ¡¡Convirtamos este blog en una tormenta de ideas, comenta y comparte sin miedo!!

Zascandilerias es Tiempo en Familia. Creatividad con Niños. Divertirse Aprendiendo. Probar a Experimentar, Crear, Fallar, Transformar. Crecer jugando. Proporcionar una infancia llena de recuerdos.

3 comentarios

  1. Genial, aparte de tu creación es supe divertido y a lo zascandiles les encantará hacerlo

  2. La de veces que he buscado como hacer plastilina casera, pero al final no me convencía ninguna. Por fin una receta razonable y muy bien explicada. Seguro que una tarde de invierno la intenremos. Ya te contaré nuestros resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *