Pócimas mágicas

portadas-post-800x800-4_mod

¿Sabéis como jugar con la fosforescencia? Os traemos unas ideas brillantes.

Estas últimas semanas, entre muchas otras cosas, hemos estado ocupados descubriendo nuevas zascandilerias basadas en un fenómeno físico que todos conocemos, la fosforescencia. Y como pasa muchas veces, lo importante es empezar porque una vez que empiezas el proceso se redefine, se volatiliza tu idea inicial y surgen nuevos juegos que hacen pasar un rato muy divertido a los más pequeños.

Antes de empezar, permitidme una mínima nota exploratoria. La fosforescencia no es flourescencia. Hay mucha gente que confunde los fenómenos o los llama igual. La fosforescencia es ese fenómeno por el cuál un material brilla en la más completa oscuridad tras haber sido iluminado previamente con luz. La fluorescencia es ese otro fenómeno por el cual ciertos materiales (especialmente los blancos) se ven brillantes bajo una luz “ultravioleta”.

Todo empezó tras enmarcar los cuadros de los distintos procesos artísticos que experimentamos este verano. Pensando en qué otro tipo de proceso podría gustarle a Míriam, se me ocurrió que podía ser interesante pintar algo (sin definir) con pintura fosforescente y colgarlo en su habitación para que brillara por la noche cuando se acostara. Así que me decidí a comprar esta pintura. Aquí os vendrá muy bien la explicación anterior, porque hay que leer las especificaciones para comprar pintura fosforescente y no fluorescente.

Bien, pues ese cuadro que estaba en mi cabeza no ha llegado (al menos de momento) pero le hemos dado uso a las pinturas. Cuando éstas llegaron a casa, estábamos inmersos en el proceso de hacer una plastilina casera a la española, y en un alarde de “vamos a probar”, se nos ocurrió pensar si sería posible hacer plastelina casera fosforescente. Y la respuesta es sí, sí se puede hacer y moooooola mucho.

Nota: Las fotos que vais a ver están hechas con un smartphone. Estos teléfonos no están preparados para fotografiar en la más completa oscuridad, pero aún así se consigue ver el fenómeno. Os aseguro que en directo es muchísimo más espectacular. Algún día aprenderé a usar la reflex y las imágenes de los posts serán mejores.

Ingredientes:

  • Los mismos ingredientes que necesitábamos para hacer plastelina casera “a la española”. (Link). Los ingredientes opcionales, son también compatibles con esta receta. La elección de añadir colorante a la plastelina ahora es opcional. En este caso, la pintura teñirá la plastilina.
  • Pinturas fosforescentes (enlace afiliado).

Proceso: Primero diluir la pintura fosforescente en el agua, para comprobar que es soluble. Una vez hecho esto, mezclar todos los ingredientes a la vez en un bol, y darles una vuelta con la batidora para que no queden grumos. La cantidad de pintura fosforescente que se debe de echar depende de la cantidad de masa que vayáis a hacer. Mi consejo es probar con el líquido y ver in-situ cómo brilla.

foto-30-9-16-12-52-29 foto-30-9-16-12-52-38-1 foto-30-9-16-13-00-28 foto-30-9-16-13-00-22

Una vez que tenéis la masa sólo falta cocinarla a fuego medio, al igual que hacíamos con la plastilina casera hasta obtener el punto óptimo, y….¡tachán!.. Esta plastelina es ideal para jugar en la mesa de luz. Puedes jugar con ella y, de vez en cuando ir apagando la mesa, y será cuando la plastelina se ponga a brillar. Obviamente, se puede jugar también debajo de un flexo de mesa, o simplemente jugar con una linterna.

foto-30-9-16-13-24-16 foto-30-9-16-13-24-24-1

Pero como os iba contando, a veces sólo es cuestión de empezar un tema para que éste empiece a salir por todos los lados. Una semana después de hacer la plastelina, en nuestra visita quincenal a la biblioteca, apareció este libro en uno de los cajones en los que estaba trasteando Míriam: ¿Dónde viven las hadas? … y yo ví el cielo abierto para seguir con el tema. Así que lo cogí sin más, con objeto de darle la sorpresa. Sabía que a la zascandil le iba a encantar.

foto-6-11-16-20-17-38

Y efectivamente, la experiencia no pudo molar más…cuando llegó a casa, nos sentamos y le dí la linterna. No entendía mucho de qué iba el juego de iluminar un libro en blanco ni porqué leíamos con linterna, hasta que la pedí que la apagara … os podéis imaginar el resto.

foto-27-10-16-19-04-03 foto-27-10-16-19-04-07

foto-27-10-16-19-03-30 foto-27-10-16-19-04-36

Y así con el libro, llegamos a la noche Halloween. Nosotros no somos de disfrazarnos. Primero porque no es una fiesta que me guste especialmente celebrar. Y en segundo lugar porque a la zascandil le dan miedo las brujas y demás seres nocturnos.. Así que se me ocurrió que podíamos jugar con la oscuridad y lo especial de la noche, pero convirtiéndonos en hadas mágicas en vez de en brujas siniestras. Y dicho y hecho, cogimos la pintura, y pintamos a Míriam como si fuera un hada mágica (inspirándonos en el libro) y, literalmente lo flipaba…El mejor disfraz que pudimos ponerla sin duda. ¡Es más estuvo brillando toda la noche como si fuera un gusy luz. La  pintura emitía incluso por debajo del pijama!.

foto-31-10-16-21-42-55 foto-31-10-16-21-43-27

foto-31-10-16-21-54-16

foto-31-10-16-21-49-22

También es de ley decir, que al día siguiente lo flipaba pero en sentido malo. La pintura se le quedo pegada en los pelitos de los brazos, y le “dolía” al quitársela. Así que, no pintéis a los zascandiles en zonas con vello como brazos o piernas. La sensación al quitarla seca debe ser la misma que cuando pintamos nosotros una pared y tenemos que frotarnos para quitarnos las salpicaduras de pintura seca en los brazos.

Lamentablemente no. No ha aprendido nada acerca de fenómenos físicos de luz. No sabe nada de fosforescencia.  Ni de fotones, ni electrones en un estado energético u otro, pero no importa. Su carita y su sonrisa de media boca, entre la risa y la sorpresa es lo que estos juegos aportan. Aún me maravilla la capacidad de asombro que tienen los zascandiles, ¡ojalá no la perdieran nunca!.

“El que no cree en la magia nunca la encontrará”, Roald Dahl

Me encantaría ver vuestras experiencias con esta actividad. ¡ojo, y no me refiero sólo al resultado sino también al proceso!. Por ello, si lo probáis en casa y lo compartís en redes sociales, os propongo subirlo con el hashtag #pocimasmagicas

¿Se te ocurren más ideas?. ¡¡Convirtamos este blog en una tormenta de ideas, comenta y comparte sin miedo!!

Zascandilerias es Tiempo en Familia. Creatividad con Niños. Divertirse Aprendiendo. Probar a Experimentar, Crear, Fallar, Transformar. Crecer jugando. Proporcionar una infancia llena de recuerdos.

2 comentarios

  1. Brillante o fosforescente es alucinante yo quiero jugar a lo mismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *