Somos la monda

Juego desesctruturado casero y barato para fomentar la creatividad.

 

En constante búsqueda de nuevas maneras de dibujar y expresar nuestras representaciones imaginarias hemos llegado a hacer una zascandileria con la que nos hemos reído mucho. Además he puesto a prueba la capacidad de observación y de imaginación de la zascandil, que aunque al principio me miró con cara de poker, al final estuvo más de una hora entretenida con cada desafío que la lanzaba. Os aconsejo encarecidamente probarla, al fin y al cabo, los materiales son tan, tan baratos, que los ibas a tirar a la basura antes de hacer la actividad. ¿Qué se puede perder?.

Esta actividad de juego desestructurado reúne una de las características ideales para fomentar la creatividad de grandes y pequeños. No les des un juguete con el que sepan qué hacer. “El mejor juguete es aquel que sin ser nada concreto, lo puede ser todo” Francesco Tonucci.

Las actividades de inducción a la creatividad por medio de materiales no habituales, se denomina en inglés movimiento tinker y más allá de las definiciones de diccionario, por aquí sería la traducción coloquial de uns zascandileria. El zascandil, como las abuelas los definan, son los culos inquietos que experimentan, juegan y se atreven a imaginar con materiales u objetos diferentes con el fin de comprender sus capacidades y posteriormente iteran con ellos para resolver diferentes problemas o por el simple hecho de crear algo diferente o probar a ver qué pasa.

Materiales

  • Mondas de frutas y verduras. En la nevera en una tartera, las mondas de naranja, patata y mandarina aguantan bastante tiempo. La de plátano se oxida antes. Las de fresa no sé cuánto aguantan pues son del mismo día, pero estimo que deben resistir bastante bien.
  • Cáscaras de huevos, cáscaras de frutos secos.
  • Música. Lo digo siempre que se trata de una actividad creativa. Mi blog no es un Vlog pero os aseguro que es fantástico ver como se mueve y canta canciones a la vez que va desarrollando las actividades. Y es que la libertad de movimientos, libera la mente.

Proceso

  • Presentamos las mondas en una bandeja al zascandil y le explicamos que vamos a hacer dibujos con estos materiales.

  • Seguidamente planteándole desafíos de menor a mayor grado de exigencia.  La creatividad funciona mejor cuando se limitan ciertas condiciones de contorno. Es decir, aunque tengan nuevos materiales, se enfrentan a una hoja en blanco. Y eso, con lapicero o con mondas de fruta es un abismo que limita a cualquiera. Por ello,  planteamos la actividad con retos o desafíos que les vamos a ir lanzando. Una vez lanzado el reto, es cuando nuestro papel en la actividad debe ser la de mero observador, sin influir en el cómo resuelven el desafío por muy raro que os parezca. ((Si lo necesitáis preparaos vosotros otra bandeja con mondas para hacer vuestros diseños a la vez que el zascandil))

Así yo empecé pidiendo a Míriam que dibujara una cara con su nuevo material. Se trata de un dibujo básico y bien conocido por los niños. Tardó casi cinco minutos en entender cómo hacer una cara, pero después de probar con distintos materiales, no le quedó tan mal. A mi gusto un poco orejotas.

Conseguido el reto de la cara. Pedí que hiciera una persona. Como ya tenía conocimiento de los materiales, esta vez tardó menos. El resultado el que veis.

Conseguido el mundo humano, pasé al mundo animal. El reto ahora es dibujar un animal. ¿Cuál prefieres?..¡Un hipopótamo!…De acuerdo, venga, dibuja un hipopótamo…¡Ya está!…  😯

La cosa estaba ya en pleno derroche de creatividad. El siguiente animal que me tienes que hacer es una serpiente. ¿Y que me decís de la serpiente?, ¡si la puso hasta ojos y lengua!

 Era el momento de pasar a escenas más paisajístas. ¿Me haces un árbol?. Y de un simple árbol que pedí, me encontré con dos arboles en una playa y con un estupendo sol.

¡Mira, mira, mamá!, si le pongo un palito el sol es una flor.. (Lo que os digo, que una vez ha saltado la chispa de la creatividad, es emocionante ver como fluye todo)

¿Y sabrías hacerme una casa?..((¡Vaya cosas pregunto yo a estas alturas!))

¡Y ahora un autobús!..Mira mami, tiene dos puertas pero las ventanas están cerradas porque si se abren se caen los niños. ((Obvio cariño, yo también he observado que en los autobuses no se abren las ventanas))

Y que me dices, ¿sabrías pintar los planetas?..los que me seguís desde el principio ya sabéis nuestra historia de amor-odio con el sistema planetario –post espejito-espejito-2-. Esta vez, me miró antes de acabar y me preguntó, ¿pero a Plutón lo tengo que poner o no? 😆 .. ((No me preguntéis, yo tampoco sé qué significa esa joroba que lleva el sol encima))

 ¿Y me sabrías escribir tu nombre?.

Y el juego se acabó tras una hora superdivertida, cuando el pequeño zascandil decidió meterse en escena reclamando su espacio. Ahora bien, no hay mal que por bien no venga, la bandeja de peladuras se convirtió en una actividad sensorial magnífica para el enano.

Y en un último intento de que Míriam siguiera la actividad, saque los troqueladores. Sólo dio tiempo a hacer unas estrellitas. Pero con esto quiero decir, que los zascandiles más mayores pueden usar sus útiles artísticos para poder hacer dibujos más realistas o más elaborados.

Nada es más libre que la imaginación

Zascandilerias es Tiempo en Familia. Experiencias con Niños. Creatividad Infantil. Divertirse Aprendiendo. Probar a Experimentar, Crear, Fallar, Transformar. Crecer jugando. Proporcionar una infancia llena de recuerdos.

Un comentario

  1. Enhorabuena de nuevo nos has dejado anonadados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *