Pintar en otra dimensión

pintar_en_otra_dimension_portada

¿Y si pintar fuera un proceso en tres dimensiones?

Cuando se trata de niños, pintar no debería ser sólo coger lápices, rotuladores, ceras, témperas o acuarelas y, dibujar a tu familia o rellenar una silueta sin salirse de la línea. Más bien, debería ser una forma divertida de probar, experimentar y poner de manifiesto la enorme creatividad que los pequeños llevan dentro. Es cierto que limitarles las técnicas y/o materiales a los “habituales”, puede ser rápido, cómodo, práctico y sobre todo limpio – y que tire la primera piedra, quién ante la insistencia del pequeño en pintar, no ha escondido las témperas y ofrecido en su lugar las ceras de colores “que molan más”-. Pero os aseguro que una vez pruebas a utilizar materiales diferentes, técnicas inusuales, y te das licencia a albergar un poco de caos en tu casa, repites la experiencia. Y es que, esta clase de zascandilerias, son tremendamente estimulantes para los sentidos de grandes y pequeños y, sobre todo un modo muy divertido de pasar el rato en familia.

Esta vez hemos querido probar a pintar en otra dimensión y, he de reconocer que es de las veces en las que el “engorro”  resulta en un original y bonito resultado. Porque no creáis que por el hecho de intentar cosas diferentes vais a conseguir siempre obras de arte. Más bien, la mitad de las veces, el único resultado visible será un caos generalizado en tu cocina, terraza o jardín. Pero es muy importante tener en mente la máxima de que lo realmente excitante y alentador es el proceso creativo, y no el resultado esperado u obtenido. Recordad que ellos no hacen sus obras para ser exhibidas en un museo, sino como una expresión de su mundo interior donde la razón y el juicio de terceros no debería de entrar jamás.

Si quereis probar esta actividad:

Ingredientes:

  • 1 cucharada de harina, si es con levadura incluida mejor.
  • 1 cucharada de Bicarbonato Sódico.
  • 1 cucharada de Sal
  • 7 cucharadas de agua
  • Colorante alimentario
  • Música. ¡No lo obvies!. Los resultados pueden ser radicalmente diferentes con este ingrediente.

Proceso:

Ponemos música. Y es que cuando se trata de actividades artísticas, la música se convierte en un elemento liberador de emociones y facilitador de la imaginación. Después preparamos unos cuencos con la mezcla de la harina, la sal, el bicarbonato y el agua. Es probable que con las proporciones anteriormente descritas podáis sacar para un par de cuencos, sobre todo por no desperdiciar “pintura” si es la primera vez que probáis. En cada cuenco añadimos un poquito de colorante alimentario a gusto del niño. Es importarte mover bien e intentar que queden los menos grumos de harina posibles.

foto-17-9-16-13-21-51 foto-17-9-16-13-36-56

Una vez que tenemos nuestras pócimas mágicas de colores nos las llevamos a nuestro laboratorio de zascandilerias. ¿Pócimas mágicas?. Sí. Hombre, lo podíamos llamar mejunje harinero, pero parte de la magia de estas actividades consiste en revestirlas de misterio, enigma e intriga, para así conseguir atraer un mayor interés y atención.

En nuestro laboratorio, esta vez, como materiales de pintura, teníamos dos pinceles, unos cuantos cuentagotas y unas jeringuillas, pero cualquier alternativa que se os ocurra es perfectamente válida: bastoncillos de oídos, pajitas, palillos, trozos de estropajos viejos, algodones, etc…Pintando en otra dimension_03

Yo pregunté a Míriam que quería pintar, y me dijo que un corazón. Así que dibujé para ella un corazón  y para mí una flor en papel de lienzo – es probable que en folio normal no de resultados porque se rompa el papel con el agua-.

Es cierto que pintar debería ser un proceso casi de introversión personal, pero en niños tan pequeños, es necesario guiarles un poco al inicio, aunque sea muy mínimamente. Y, según se va desarrollando la actividad y toman conciencia de lo que están haciendo, ya dejarles a ellos mismos para intentar que la actividad obtenga resultados más inesperados y abiertos que los inicialmente esperados, es decir, para que sea lo más parecido a un verdadero proceso creativo.

Al principio la dije: Mira, tenemos que pintar tú el corazón que has elegido y yo la flor. NO di más instrucciones. Yo cogí el pincel, que es el material más obvio de pintura y me puse a pintar como si fueran temperas. Ella, por el contrario tomó las jeringuillas y empezó a pintar su corazón con ellas, de este modo tan chuli, usando diferentes colores. Luego cogió el pincel y decidió mezclarlo todo.

foto-17-9-16-13-50-46foto-17-9-16-13-50-42foto-17-9-16-13-51-54foto-17-9-16-13-58-10

Cuando dio por acabado el corazón me pidió más papel para pintar. En este momento, una vez comprendido el proceso, es cuando ya no la pregunté que quería pintar, sino que la ofrecí un papel en blanco, donde resultó esta red laberíntica, por coger el papel una vez mojado con gotitas de pintura y, moverle para escurrir las gotas de un lado a otro. Oye, y aunque a priori parecía que resultaría en una guarrería, para mí fue el resultado más chulo de la actividad.

foto-17-9-16-13-58-18

Terminado el pintado es momento de volver a la cocina y meter las cuartillas en el microondas durante unos 25-40 segundos a máxima potencia, todo depende de la cantidad de líquido que contenga. Si está “encharcado” necesita más tiempo para subir, pero el resultado será más voluminoso y molará más. Si el papel ha absorbido parte del agua, se necesitará menos tiempo. Podéis probar con 25-30 segundos, comprobar, y luego darle un poco de tiempo más, según necesite.

Aquí os muestro los resultados. Veis como mi dibujo, al haber intentado ser tan perfeccionista con el pincel y no querer echar mucha pintura, ni salirme de los bordes, levantó sólo un poco. Sin embargo, los de Míriam, cuyo único objetivo era, verter líquido, moverlo y no preocuparse de que se mezclarán colores, ni de salirse de las rayas, quedaron más hinchados y más molones. Eso sí, rápidamente aprendí, y agarré las jeringuillas para marcarme mi propio slogan en otra dimensión!!!.

 foto-17-9-16-14-02-12foto-17-9-16-16-43-58

foto-17-9-16-14-08-05foto-17-9-16-14-20-37

Un aspecto esencial de la creatividad es no tener miedo al fracaso-Dr. Edwin Land

Me encantaría ver vuestras experiencias con esta actividad. ¡ojo, y no me refiero sólo al resultado sino también al proceso!. Por ello, si lo probáis en casa y lo compartís en redes sociales, os propongo subirlo con el hashtag #pintarenotradimension

Zascandilerias es Tiempo en Familia. Experiencias con Niños. Creatividad Infantil. Divertirse Aprendiendo. Probar a Experimentar, Crear, Fallar, Transformar. Crecer jugando. Proporcionar una infancia llena de recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *