El bosque en casa

portadas-post-800x800-mod

¿Un palo? ¿Qué hacemos con un palo? ¿Vuestros zascandiles recogen palos?

En nuestra familia las visitas a la naturaleza son momentos muy especiales. La sensación de libertad, de reconexión, de verdadero aprendizaje, de tranquilidad..no tiene precio. A mí me encantaría que estas escapadas no acabasen nunca, pero lamentablemente, el fin de semana o el puente, dura lo que dura. Así que os voy a enseñar algunas zascandilerias que no sólo os permitirán entretener a los zascandiles sino también llevaros un cachito de la naturaleza, en este caso, palos,  de vuelta a la ciudad. Hoy toca hacer un centro de mesa.

Centro de mesa con palos

Esta idea surgió porque no sabíamos que hacer con los palos que la zascandil recolecta en sus salidas al bosque. Claro está que no podemos recolectar todo lo que nos encontramos en nuestro camino, pero dentro de un límite que normalmente viene determinado por el tamaño de la mini-cesta, los palos siempre forman parte de la recolección . Palos, los palos…¿Qué diantres hacemos con los palos?. Preguntad a los zascandiles. Dejad que vuele su imaginación. Los palos son un material tan simple que podéis obtener respuestas chulísimas. Míriam no fue muy original en su respuesta, y de hecho era lo que tenía yo en mente, pero es lo que decidió: ¡pues los pintamos, mami!. Así que al lío…a decorar palos.

Materiales:

  • Ramas y palos de árboles
  • Corcho blanco o soporte para dejar los palos rectos
  • Pinturas
  • Washi-tape
  • Yeso
  • Colorante (sería mejor usar tinte de pintura como el que se usa para pintar paredes)
  • Purpurina
  • Cualquier otra pieza que sirva de decoración

Primero cogimos nuestra paleta de pinturas y nuestros pinceles y nos pusimos manos a la obra. Sin ningún patrón, simplemente los pintamos tal y cómo iba surgiendo. Para facilitar el pintado de los palos y ramas, los clavamos en un corcho blanco.

foto-20-10-16-18-30-54 foto-20-10-16-18-38-38 foto-20-10-16-18-47-28 foto-20-10-16-18-47-41

Después de unos cuantos, resultó que la zascandil ya no estaba por la labor de seguir trabajando con los pinceles y la dije que pensase cómo podíamos acabar de decorar los palos. Así que rebuscando en su armario de zascandilerias, encontró los rollos de washi-tape. Y nos montamos un taller de decoración con washi-tape.

foto-20-10-16-19-32-09 foto-20-10-16-19-35-52 foto-20-10-16-19-36-57

También sacó la purpurina y los pompones, pero sinceramente es que no supimos integrar estos ítems en nuestra creación de un modo que nos convenciera, y también es que estábamos ya cansados. Así que no seguimos investigando. Pero lo bonito de los armarios (cajas, rincones, bandejas) de zascandilerias -tinker en inglés- es que son como los fondos de armario. Contienen piezas básicas de creatividad que pueden dar lugar a combinaciones muy sugerentes.

Una vez finalizado el proceso de decoración de los palos. Los que recurrimos a nuestro armario de zascandilerias fuimos nosotros los adultos. Y allí encontramos un viejo tesoro que no sabíamos para que nos iba a servir hasta ese momento…un cilindro de metacrilato que no tenía fondo ni tapa. Así pues, preparamos el recipiente y lo rellenamos con yeso y añadimos colorante. Dejamos endurecer ligeramente y entonces metemos los palos decorados.

foto-6-11-16-15-24-49 foto-6-11-16-15-38-37

foto-6-11-16-15-42-58 foto-6-11-16-15-41-02

Después añadimos otra capa de yeso para cubrir un poco más los palos. Como veís intentemos añadir color al yeso utilizando el colorante alimentario, pero no funcionó. Cuando el yeso se ha secado definitivamente se ha quedado todo unificado en un tono verde muy clarito. Por eso, creo que lo mejor si queréis dar color al yeso es usar tinte de pintura. Lo que sí funcionó fue la capa de purpurina que pusimos como recuerdo. ¿Por qué  poner purpurina?. Porque a parte de que queda chula, en el bosque de la Sierra del Rincón, de dónde proceden estos palos, el suelo brilla muchísimo (nature connection1, nature connection2). El motivo de estos destellos son los minerales que componen la tierra que sin duda confieren a dicha comarca un aspecto mágico. Y nos pareció muy bonito, poner este toque al centro de mesa en recuerdo de su procedencia. 

foto-6-11-16-15-49-31 foto-6-11-16-19-05-23 foto-6-11-16-19-07-08 foto-15-11-16-12-25-35

Y así, lo que eran unos simples palos que hubieran servido para hacer una buena lumbre en alguna chimenea, se han convertido en nuestro centro de mesa.

“En el campo no hay WIFI pero seguro que consigues tu mejor conexión”

Me encantaría ver vuestras experiencias con esta actividad. ¡ojo, y no me refiero sólo al resultado sino también al proceso!. Por ello, si lo probáis en casa y lo compartís en redes sociales, os propongo subirlo con el hashtag #elbosqueencasa

¿Se te ocurren más ideas?. ¡¡Convirtamos este blog en una tormenta de ideas, comenta y comparte sin miedo!!

Zascandilerias es Tiempo en Familia. Experiencias con Niños. Creatividad Infantil. Divertirse Aprendiendo. Probar a Experimentar, Crear, Fallar, Transformar. Crecer jugando. Proporcionar una infancia llena de recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *